Buscar
  • Alex

Ahí estás.


HOLA AMIGOS DE SEGUNDO PLANO! Un gusto, soy Karen y hoy, quiero compartirte algo que cambió mi perspectiva completamente.


PREGUNTA

¿Alguna vez te has quedado esperando a que Dios llegue a tu vida con increíbles milagros y bendiciones?


La mayoría de las personas (me incluyo), nos hemos quedado esperando sentados (metáfora) que Dios venga y nos hable de una manera increíble, que cambie nuestras vidas y la llene de bendición. Y nosotros, aquí mirando el reloj para que llegue el milagro.


Incluso, muchas veces nos enojamos y le reclamamos que su tiempo es muy lento.

QUEREMOS LAS COSAS YA!


La Biblia dice:

¿Hay algo demasiado difícil para el SEÑOR? Volveré a ti al tiempo señalado, por este tiempo el año próximo, y Sara tendrá un hijo”.

GÉNESIS 18:14


Abraham y Sara eran grandes, ya habían disfrutado y aprendido en su juventud. Aún así, Dios, les concedió su mayor deseo.


Nadie puede obstaculizar la obra que Dios decide hacer en el tiempo que Él tiene preparado.

Y Sara concibió y dio a luz un hijo a Abraham en su vejez, en el tiempo señalado que Dios le había dicho”.

GÉNESIS 21:2


Su tiempo, no es tu tiempo.

Y aquí va la primera enseñanza:

Dios no va de acuerdo a tus planes, El mismo decide qué cosas y en qué momento actuará en tu vida.

Nunca se ha tratado de nosotros, sino de Él.

Su tiempo, es mejor que los nuestros. Es perfecto.


Segunda enseñanza:

Dios permanece a nuestro lado, pero eso no significa que debamos esperar quietos a que él haga nuestro trabajo.


Como escribí al principio, esperamos a que Dios haga maravillas en y con nosotros, sin querer hacer un mini esfuerzo para poder lograr los planes de Dios.


La decisión más importante es IR HACIA EL.

Deseemos tener corazones ardientes por su causa, y buscarle como un adorador, en espíritu y en verdad.


Esto me hace acordar a Pedro cuando quiso ir hacia Jesús, sobre las aguas:


Jesús les dijo enseguida: ¡Animo, soy yo, no tengáis miedo! Pedro le contestó: Señor, si eres tú mándame ir hacia ti andando sobre el agua. Él le dijo: Ven. Pedro bajó de la barca y se echó a andar sobre el agua acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: Señor, sálvame. Enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: ¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado? En cuento subieron a la barca, amainó el viento”.

MATEO 22


Confía en Dios y toma la decisión de ir hacia Él.

Él siempre va a estar, incluso, va a tomarnos de la mano para nos caernos, pero Jesús nunca nos va a obligar a hacer algo que no queramos.

Somos libres de tomar las decisiones correctas como incorrectas. Pasa bajo nuestra propia cuenta.


Pero debemos recordar algo:

"Todo me es lícito, más no todo me conviene; todo me es lícito, más no todo edifica”.

1 CORINTIOS 10:23


Necesitamos de él para sobrevivir en el mundo.

Necesitamos su perdón.

Necesitamos de su amor y protección.


¿ESTÁS DISPUESTO A DECIR: QUIERO SEÑOR, VOY A TI.?


Hoy, te hago una invitación especial: IR HACIA JESÚS JUNTOS!


Dios bendiga tu vida grandemente; Un abrazo amigo/a!


Con amor, Karen.



31 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now