Buscar
  • Alex

Escribe, perdona & rómpelo!

SPOILER ALERT: Trae hojas de una libreta, algo con que escribir, un corazón abierto y vulnerable & muchos muchos kleenex.


"El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.
El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad.
Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta". (1Co. 13:4-7)

Probablemente, esta entrada sea la más difícil de escribirte de esta serie, pero aquí vamos.


Con ayuda de una amiga, el libro How's Your Soul (¿Cómo esta tu alma?) de Judah Smith llegó a mis manos, y así como anillo al dedo, ha sido bálsamo para este tiempo en mi vida. En verdad que no entendía el grado de importancia que debemos de ponerle a nuestro interior. Y cada hoja de este libro me ha ayudado... ya te contaré más sobre el!


Comencé escribiéndote algunos versículos que hablan acerca del amor. Muchos los hemos leído y seguro hemos escuchado mil pláticas sobre ellos. Hay mucho de donde sacarle a estos versículos pero me voy a concentrar solo en una partecita:


Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta". (1Co. 13:7)


Creo que todos en algún momento hemos sido engañados. En una relación, en promesas no cumplidas, en fraudes... Nos hemos sentido traicionados. Y el recuperarnos de esa herida es un trabajo constante de enfrentarnos a una realidad de la que no queríamos ser parte.

Yo estoy en ella.

Y aun después de leer este libro (¡lo sigo leyendo! en verdad esta muy bueno) & hacer el ejercicio que vamos a hacer a continuación, hoy en la mañana batalle con mis pensamientos y volví a llorar.


(Recuerda: estas en un proceso, no es la última fase de tu ciclo).


Hay un capítulo del libro, en donde Judah Smith comienza diciendo EL NO QUISO HACERLO... ¿¿Que?! En serio me estas diciendo que el que me lastimará esa persona de esa forma, no tuvo razón? Aghhh claro que la hubo! ¿Acaso dices que esa persona que me engañó no lo quiso hacer? Ja, ¡claro que lo hizo!...


El amor todo lo cree. En otras palabras, el amor busca encontrar lo mejor... Es decir, que tu decides creer, que aunque haya pasado lo que pasó, esa persona en verdad no es lo que quiso hacer o decir.


Somos completamente incapaces de saber la verdadera motivación de nuestro propio corazón la mayor parte del tiempo, mucho menos podremos ser capaces de conocer las de otras personas.


Agggggh pero me dolió tanto ser engañado de esa manera... Me dolió tanto que no me valorara... Mira ya son novios, pues que les vaya bien... Sabes a lo que me refiero con ese tipo de pensamientos... Orgullo, rencor, resentimiento, venganza...

& entonces comienza una gran bola de nieve de pensamientos negativos que se va haciendo más y más grande...Que te llevan a asumir lo peor de ti, de la situación, de la persona que te hirió...


Detente un momento: Principalmente, ¿a quién afecta cuando concentras toda tu energía en pensar en tu dolor, en culpar, en mirar al pasado?

No a la persona que te daño, de alguna forma esa persona ya siguió adelante. Solo a ti.

Estas detenido en un bache... si, dolió el que se haya ponchado la llanta, pero tienes que seguir.


¿Le respuesta? Nunca podrás seguir adelante sino sueltas. Y la mejor forma de soltar a una persona que te lastimó es ir inmediatamente a tu corazón y decidir no tomar la ofensa en primer lugar. Decidir ver lo mejor y decirte ESA PERSONA NO QUISO HACERLO, EL NO QUISO HACERLO. Cambiar tus pensamientos y creer que te lastimo porque esa persona fue lastimada, porque lo hizo en ignorancia, creer que en realidad no es esa clase de persona.


¡No sabes como esto confrontó mi vida! Pero aun sentía mucho dolor y rencor, así que (con ayuda de otra amiga: BUSCA AMISTADES QUE TE EDIFIQUEN) decidí ir más profundo con el siguiente ejercicio:


Materiales:

Un corazón dispuesto.

Hojas de una libreta.

Pluma.

Muchos kleenex.

Muchas lágrimas.


Sigue los siguientes pasos:

1. Escribe quién fue la persona que te dañó, qué fue lo que te hizo y cómo lo hizo. Perdónalo.

2. Escribe qué fue lo que hiciste tu y cómo dañaste a la persona (muchas veces es de dos), y que fue lo que permitiste. Perdónate.

3. Libera & bendice a esa persona. Aun cuando no creas posible desearle lo mejor después de tanto dolor, solo eso traerá libertad a tu alma.

4. Renuncia al rencor, a la falta de perdón, al odio, resentimiento.

5. Declara libertad en tu vida y en la de la otra persona.

6. Pídele a Dios un regalo a cambio (El siempre será esa agua con la que nunca tendremos sed. El siempre será más que suficiente & no necesitamos nada más sí nos encontramos en él)

7. Llora y llora y sigue llorando. No te guardes nada.

8. Repite sí es necesario.


Por último, cuando te sientas listo: vuelve a repasar lo que escribiste, pero ahora dilo en voz alta & ahora si, ROMPE en cachitos ese papel. TÍRALO & SE LIBRE.




Te escribe alguien que sigue luchando, que sigue llorando, que sigue perdonando, que sigue soltando. Pronto podremos hacer nuevos ciclos. Ánimo a mi misma, ánimo a ti.

Las fuerzas que necesitamos no provienen de nosotros, sino de alguien que pudo deshacerse de la ofensa y seguir amando a los que le ofendieron y lo condenaron a muerte: Jesús.


No estas solo.

Con amor,

Alex.







43 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo