Buscar
  • Alex

Los espíritus se atraen.


Me uno a festejar este 14 de febrero contigo, escribiéndote una de las cosas más valiosas que aprendí en mis relaciones pasadas: los espíritus se atraen.


Esta frase suena rara ¿no? Mi papá solía decírmela mucho en la secundaria. Fue el tiempo donde conocí a mucha gente muy diferente a mi. Con las cuales, claro, entable relaciones que sumaron a mi vida, y otras no tanto... ¿Te acuerdas de esa amiga/o con el que te hiciste uno y hasta se saltaban clases juntos?... O ¿esa noviecilla/o que por primera vez rompió tu corazón? En fin, creo ni me acuerdo de muchas cosas, pero mi papá definitivamente vio muchas caras de Alexandra.


Es una etapa de mucho crecimiento y donde vas definiendo y conociendo quien eres... pero mi papá me decía tanto esta frase. Y en ese momento no tenia sentido... hoy lo tiene totalmente.


Entremos en calor... atracción. ¡Claro que te has sentido atraído por una persona! & de esa atracción ha florecido una relación...se van conociendo y llegan a un acuerdo de salir... y tal vez de ahí, después de un tiempecito, son novios...


Esta frase celebre de mi papá se materializó en mi vida hace dos meses, después de que terminé la relación que tenía.


Cómo te conté en la primer serie del blog (corre a leerlo si no lo has hecho!) me dolió muchísimo terminar esta relación... pero hoy entiendo que más por extrañar estar con esa persona, fue el proceso larguísimo por el que pasé y la guerra que tuve conmigo misma.


Al terminar, por muchas semanas culpe y le guarde mucho rencor a esa persona, por cómo sucedieron las cosas... pero en verdad que todavía faltaban muchos kilómetros para entender que había existido atracción entre nosotros, no solo físicamente, sino espiritualmente; y qué es lo que englobaba todo esto.



Así como seres relacionales, somos seres espirituales; esta en nuestro ADN. Y el espíritu esta conectado con lo más profundo de nuestro ser, nuestra alma. En ella ocurren muchísimas cosas: nuestras emociones, sentimientos, nuestra voluntad y pensamientos. Ahí dentro es donde tomamos decisiones. Ahí dentro se encuentra nuestro verdadero ser; sin filtros, sin máscaras.


Cuando terminé esta relación y entré en el proceso de perdonar & perdonarme,después de muchos meses, solté mi razón y pude abrir mis ojos a una nueva visión (no vas a poder hacerlo, sí no das el paso de fe de perdonar): mi espíritu se atrajo al de el, porque el mio estaba igual o peor. Un espíritu, principalmente, desalineado al corazón de Dios. Egoísta, lastimado por su pasado, temoroso, inseguro, codicioso...


Los espíritus se atraen. Wow, me tiemblan las manos pensar que mucho tiempo yo culpé, cuando yo estaba igual; nuestros espíritus estaban igual. & por supuesto, una vez reconociendo esto, te vas dando cuenta que así también tú lastimaste, tú también estuviste inseguro...


Esto no se trata de auto castigarnos o peor aun, de seguir culpando y señalando a la otra persona, pero si darnos cuenta de primero, ¿qué es lo que hay dentro de lo más profundo de nuestro ser? ¿Eso es de lo que quieres que otros se sientan atraídos? ¿Es lo que quieres ofrecer en tu relación o con la siguiente persona que conozcas?


Desgraciadamente lastimando y siendo lastimada, pude entender que mi espíritu no estaba bien, y que por más que quisiera ofrecer algo bueno, puro, que durará para toda un vida y que nos hiciera florecer como pareja, nunca iba a pasar. Seguramente esa persona lo quiso también, pero el resultado para ambos solo era más dolor y más incertidumbre.


Vuelvo a lo mismo, después de un proceso larguísimo y de llorar mucho y sobre todo PERDONAR, hoy creo, que tanto el, como yo, estamos más cerca de encontrarnos con un espíritu nuestro más sano, nuevo, más comprometido con Dios, más puro, más amoroso & más humilde y enseñable.


Pero, que gran lección! Definitivamente es algo que ¡no quiero repetir en mi próxima relación! Yo quiero ser una persona que se entregué sin dudar, que aprenda a escuchar, que sea comprensiva a la necesidad del otro. Que sepa cuando apoyar y cuando abrazar, cuando hacer reír y cuando acompañar. Que sepa valorar cada esfuerzo, que sea exitosa, que sea influyente y de bendición, que sea bondadosa y rica en amor. Que sea enseñable y obediente, apasionada y determinante.


Sí yo logro ser así, así va a ser la persona que se sienta atraída a mi. Nuestros espíritus se van a atraer, y lo mejor, van a florecer juntos.


Trabaja en ti, en tu espíritu, en tu alma, en tu corazón; lo interior es lo que siempre va a salir a luz.


Sí tu espíritu está en un lugar correcto, vas a atraer a una persona con un espíritu correcto.


Mi deseo para ti este 14 de febrero, más que una bonita salida, unas flores, chocolates, un detalle (si estas saliendo con alguien o tienes novio/a); o una comida rica con amigos, una noche de netflix & chill con tu perrito (si eres soltero); es que te avientes a nadar en la profundidad de tu alma y que seas valiente para enfrentarte a ti mismo. Más que el que anheles ser mejor para la persona con la que estas, o ser el ideal para la persona que esta por llegar a tu vida... busca que tu espíritu este conectado a las fuentes correctas.


En pocas palabras: busca que tu espíritu sea atractivo, mucho más que tu físico.


Pasala deli!


Con mucho amor,

Alex.
















49 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now